El experto respondeCategoría: Cambios en la vida sexualhisterectomia-postmenopausia
Concha ha preguntado hace 2 semanas

buenos dias. Desde hace unos cinco años tengo prolapso vaginal, que ha ido aumentando, actualmente tengo grado 3 porque el utero lo tengo mas o menos en su sitio pero el cuello del útero lo tengo dilatado y me sale bastante hacia fuera. Me pensaba operar, no he vuelvo a tener la regla desde diciembre de 2019, pero entre tanto he tenido una infeccion en el ovario derecho y ahora me proponen: o bien quitarme el ovario y el utero, al preguntar al ginecólogo si podia tener efectos secundarios respecto a relaciones sexuales, me indica que a veces se produce dolor despues de operar, la otra opcion es quitarme el ovario derecho y solo el cuello del útero, en este segundo caso hay menos riesgo de dolor en las relaciones sexuales.
Estoy hecha un lio, no se si quitarme el utero y el ovario derecho y asi evitar futuros problemas de cancer, o solo quitarme el cuello del utero y el ovario derecho para tener menos probabilidad de dolor en las relaciones sexuales.
gracias de antemano

1 respuestas
usr-aee Staff ha respondido hace 2 semanas

Desconozco ciertos datos sobre usted como su edad, antecedentes personales/familiares o si padece algún tipo de patología uterina como miomas etc. que podrían influir en la toma de decisiones. Cada caso particular requiere de un estudio individualizado y quien mejor le puede dar asesoramiento es el ginecólogo que lleve su caso.

A grandes rasgos, cualquiera de las 2 intervenciones se utiliza para tratar el prolapso uterino y ambas son cirugías con buenos resultados y baja tasa de complicaciones.

En general, la cirugía del prolapso suele tener efectos positivos en la función sexual ya que mejora la imagen corporal además de aliviar las posibles molestias que producía el prolapso durante las relaciones. Sin embargo, ninguna operación del suelo pélvico está totalmente exenta de tener como complicación postquirúrgica el dolor durante la actividad sexual, aunque sea en un pequeño porcentaje de pacientes.

Como usted comenta cada intervención quirúrgica tiene sus pros y contras.

La extirpación completa del útero lógicamente elimina el riesgo de padecer enfermedades uterinas tanto benignas como malignas. Por contra, es una cirugía algo más larga y con mayor riesgo de complicaciones que la amputación cervical. Además, deja una cicatriz en el fondo de la vagina que en algunas ocasiones puede ser dolorosa al tener relaciones sexuales, aunque, afortunadamente, esto no es frecuente.

La amputación cervical (operación de Manchester-Fothergill) se suele reservar para casos en los que existe una marcada elongación del cuello uterino y proporciona una muy buena corrección del compartimento apical de la vagina en los casos bien seleccionados. Sin embargo, el riesgo de enfermedades uterinas en el futuro permanece intacto y se le suma cierto riesgo de acumulación de secreciones en el útero por estrechamiento de la salida del mismo (estenosis cervical).

Start typing and press Enter to search

X